Religiosas Teatinas de la I.C.

Selector de idioma

 

Enciclica "Evangelii Gaudium"

«La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús"

 

PELÍCULAS-VIDEOS

BLOG MADRE ÚRSULA

         BLOG MADRE ÚRSULA

VOCACIONAL TEATINAS

          PROVOKANDO

Formulario de acceso

ESTILO TEATINO

Faro  

                   La “lección” de Úrsula para el hombre de hoy podría estar dividida en diez propuestas para llevar a cabo en la vida ordinaria.(Cf. Sor Raquel Contreras: Úrsula Benincasa, toda de Dios. Espiritualidad de una mujer entregada a Dios sin reservas. Tesina de Licenza)

 

a)         Vivir en la presencia de Dios

 

                “Vivid santamente, de forma que los que os ven se sientan impulsados a seguir vuestro ejemplo y después, por la gracia de Dios, se salven.”

                La subida a Sant’Elmo es un camino constante de interiorización, en el que sentimos que Dios está presente en nuestras vidas. Quizá desde la propia conciencia de fragilidad y desorientación, se agudiza el sentido de la escucha y la adoración, porque se nos ofrece un camino, una experiencia espiritual en la que descubrimos al Dios  “que va ocupando cada vez más espacio en nuestra vida”, (cf. Const nº 15), al Dios que nos acompaña siempre y con el que todo tiene sentido.

b)         Oración y contemplación

 

                “El que de veras ama al Señor siempre encuentra ocasión de servirle y agradarle... en todo tiempo y lugar”.

 

                Hay que revivir la dimensión del misterio: ser persona de y para Dios. Es necesario reconquistar posiciones en el campo de la trascendencia, de la oración, de la contemplación, suscitar un ambiente en el que sea posible una relación más entrañable con Dios.          

 

c)          Enraizarse en Cristo

 

                   “Recurrid a Él en todas vuestras necesidades”.

En la vida del espíritu siempre se ha de estar en constante búsqueda del Cristo del Evangelio, con la mirada puesta en aquel que nos sedujo, porque nunca es bastante en el seguimiento de Cristo, siempre es posible un camino distinto para ser más auténticos.       

      

d)         Coherencia entre fe y vida cotidiana

 

“Cuando tratéis con vuestros familiares u otras personas seglares, hacedlo siempre de forma que les pueda servir de edificación. Ayudadles, con buenas palabras, a superar las penas y dificultades de la vida con sentido cristiano y eso les dará grande consuelo”.

 

El punto de partida es una “especial” dedicación a Dios (en cuanto a atención consciente de su presencia en nuestras vidas) y en Dios encontramos la razón para dedicarnos después a otras cosas concretas (misión).

 

e)         Confianza en la Providencia y fe madura (alegre, robusta, sabia y dinámica)

    

                “ Desconfiando totalmente de sí mismas, echaos confiadamente en los brazos del Señor, rogándole que les dé una ayuda especial”.

 

                Creer en Dios es confiar en Él, abandonarse totalmente en sus manos, echarse confiadamente en sus brazos, (cf. Reglas, cap. XXVIII). Es creer que la propia vida está iluminada, guiada y sostenida por Dios. Confiar en la ayuda de Dios no es una actitud pasiva, sino dinámica y creativa, que te lleva a abandonarlo todo hasta un total desprendimiento, “de todo y de todos”. (Cf. Constituciones 3). 

    

                Desde la providencia la persona aprende a ser agradecida y se abre a todas las sorpresas de Dios. Es necesario, entonces, hacer de cada experiencia un canto a la providencia: Todo lo bueno que  hacemos es puro don de  Dios, no lo podemos tener como propio(Cf. Reglas, cap. XIX), y todo lo que nos sucede, lo que nos rodea y quienes nos rodean, provienen de su Providencia amorosa.

 

f)          Libertad interior y necesidad del silencio.

 

        “Deseo que seáis amantes del silencio porque es la escalera por la que suben las almas a las demás virtudes”.  

 

        Una verdadera conversión sólo puede partir del interior, “de ese espacio de libertad en el que nacen las decisiones más firmes y eficaces”.

 

        En el silencio la tarea más importante es no hacer nada. En el silencio se acoge todo, es el Todo, es la presencia de Dios. Se trata, por tanto, de cuidar la vida interior. Buscar espacios de silencio y soledad, buscar unas “alturas”.

 

g)         Humildad y desprendimiento.

 

                “ Soportad por amor a Dios los disgustos que os den, las palabras que os digan y hasta las molestias de cualquier enfermedad o indisposición.”

“Pensad siempre que las otras son mejores que vosotras”.

 

                La humildad es la virtud que dice la verdad sobre el hombre, porque ayuda al descubrimiento y a la aceptación de uno mismo,  reconociendo la debilidad desde Dios.

 

h)         Entusiasmo y esperanza

 

                “ Mientras estáis ocupadas en los trabajos del día, decid alabanzas a Dios con salmos y cantos espirituales que alegren vuestra alma. Porque el canto alegra el alma y el cuerpo, ayuda a vigorizar el espíritu y da alegría también a los que lo oyen.”                  

 

                Si los ojos no tienen telarañas y los años no han puesto arrugas en el corazón, la vida es una maravilla, un milagro constante. Uno puede entregarse al gozo de cada día que nace, seguro de que mañana, sin que haya que preocuparse de ello, traerá a su vez un milagro nuevo”[1]. Vivir entusiasmados nos hace valorar la utopía, buscar límites insospechados cuando esta utopía tiene su fuente en Dios: cómo hoy se puede pasar a la otra orilla, otra manera de sufrir, gozar, vivir, amar… ¡y esperar! Una persona que confiesa el amor de Dios, que es testimonio vivo de su amor, es capaz de abrir una esperanza, es capaz de mirar positivamente la realidad, con los ojos abiertos a los signos de la presencia del Espíritu, buscando a Dios en cada situación.

 

i)            Misión profética

 

        “ Si vosotras amáis y servís al Señor todo lo que podáis, yo os aseguro que ayudaréis mucho a esta ciudad en todas sus necesidades”.

 

        Ser profeta hoy es ser persona a través de la cual la voz de Dios continua haciendo eco. Es tener un estilo propio y la necesidad de mostrar esa “vida distinta”: Hace y vive aquello que dice (coherencia), evangeliza porque ha sido evangelizado, defiende la caridad porque vive el amor, lleva novedad porque ve con los ojos de Dios, rechaza lo que no viene de Él y está dispuesto a servir.

 

j)           Amor creativo (orientado hacia los otros)

 

                “ Amaos unas a otras, soportad las imperfecciones de las otras. Respetaos mutuamente y alegraos del bien de las hermanas. Que esta caridad os mantenga unidas, de modo que el sufrimiento de una lo compartan todas como propio.”

                Lo importante es estar enraizados en el amor, es decir, que el amor sea la raíz y el fundamento de todo. Y para que sea auténtico debe partir del interior, del corazón y, además, hay que hacerlo entrar en acción. Hay que hacer del corazón un lugar “acogedor” para los hermanos, como el corazón de Dios.



[1]OLIVER A.,  Úrsula Benincasa. Una vida entre el cielo y la tierra, Madrid, 1983, p. 16.

Calendario

Junio 2018
L M X J V S D
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

LECTIO DIVINA

PARA AYUDARTE A REZAR

PARA LEER LA BIBLIA

Vaticano

Flag of Vatican City

ORAR CADA DÍA

P4030058

      ORAR CADA DÍA

ORAR CON LOS SALMOS